En las navidades de 1983 se estrenó el tercer largometraje de Cruz Delgado, Los viajes de Gulliver. Una adaptación libre del célebre relato de Jonathan Swift pero que esta vez se centraba en el “Viaje al País de los Gigantes”, puesto que la mayoría de las versiones anteriores habían abordado principalmente las aventuras de Gulliver en Liliput, el país de los enanos. Aunque era un proyecto que llevaba años en proceso, fue posponiéndose para dar preferencia a otros que surgieron antes y no fue hasta 1981 en que arrancó oficialmente la producción, meses después de finalizar la serie de Don Quijote de la Mancha.

En noviembre de 1983, la película participó en el Festival Internacional de Cine de Calcuta donde obtuvo el Elefante de Plata. Este galardón fue una inmejorable carta de presentación antes de su estreno en España, previsto un mes más tarde.De la distribución se encargó Filmayer, por entonces la distribuidora en exclusiva de todos los films de Disney y de hecho en aquellas navidades Los viajes de Gulliver hubo de competir en las taquillas nada menos que con una nueva reposición en cines de Blancanieves y los siete enanitos, además de otros títulos relevantes como El retorno del Jedi, Juegos de guerra y hasta un reestreno de En busca del arca perdida. Con todo, Los viajes de Gulliver fue la película de producción española más taquillera de las navidades de 1983.

 

El preestreno se realizó en una sesión matinal del sábado 17 de diciembre en el Cine Vergara, sito en la calle Goya de Madrid (actualmente Cine Conde Duque Goya). Estuvo organizado por Radio Intercontinental y en ella se sortearon regalos a los niños asistentes que fueron entregados personalmente por un Gulliver “de carne y hueso”. El viernes 23 se estrenó oficialmente en toda España. En Madrid se proyectó simultáneamente en el mencionado Cine Vergara, en el Cine Princesa (ya desaparecido, no confundir con los multicines actuales del mismo nombre) y en una de las salas del Centro Comercial La Vaguada, que fue inaugurado ese mismo año y era el primer centro de ese tipo que se creaba en la capital de España.

Coincidiendo con su estreno, aparecieron diversos artículos de merchandising relacionados con Los viajes de Gulliver: un juego de naipes fabricado por Fournier, un libro ilustrado editado por Ediciones Alonso y, meses más tarde, la misma editorial lanzó la revista infantil Gulliver, que publicaba la versión en historieta de la película, así como otras protagonizadas por personajes de Cruz Delgado y de otros de los colaboradores habituales de su estudio.